Sonos es el referente en sistemas de sonido inalámbricos de alta calidad. Fue la primera compañía en integrar multitud de servicios y facilitar el uso de Spotify en el hogar en sistemas de varios altavoces y habitaciones. Pero llegó Echo de Amazon y Home de Google. Su integración de comandos por voz capaces de realizar infinidad de tareas y su enfoque abierto a multitud de servicios dejaron a Sonos en un segundo plano.

La compañía americana respondió ayer anunciando que todos sus equipos se podrán actualizar a partir de este miércoles a una nueva versión de software que permite el control desde otros dispositivos que integren Alexa, la popular asistente virtual de Amazon. La función ha sido desarrollada en colaboración con Amazon para elaborar numerosos comandos simples que entiendan el contexto en el que se encuentra el usuario. Por ejemplo, Sonos necesita un comando como "Alexa, pon Black Dog de Led Zeppelin" en lugar de "Alexa, pon Black Dog de Led Zeppelin en el altavoz dos de la habitación tres", que es lo habitual en servicios que no están integrados en colaboración.

La aplicación también se ha actualizado para hacer más rápida e intuitiva la selección de altavoces en sistemas de varias habitaciones.